¿Quienes Te Rodean?.


Todo lo que les ocurre a las demás personas de nuestro entorno nos influye directamente. El triunfo o el éxito de tus seres queridos y cercanos te hacen sentirte feliz, sin que a ti te ocurra nada. Realmente nosotros nos sentimos bien o mal a causa de los demás, no creo que sea necesario explicar mucho el asunto.
Cuando vuelves a casa te encuentras con un ambiente psicosocial, que te contagia inmediatamente.
¿Qué quiere decir esto?
Que las personas de nuestro entorno afectan directamente a nuestra estado de ánimo, a nuestro humor y por supuesto a nuestra salud, tanto más cuando se trate de personas que consideramos: “mi”; mi hijo, mi madre, mi pareja, mi amigo, mi cliente, mi compañero de trabajo, etc., etc., incluso cosas que no son personas que también influyen de un modo importantísimo, como por ejemplo, para un hincha de fútbol, su equipo.
¿Los disgustos matan?
Si, definitivamente si y además enferman, que es lo peor, y no nos damos cuenta hasta que estamos enfermos.
Mi hijo, mi madre, mi pareja, mi jefe, mi compañero, mi cliente, mi amigo, mi suegra, mi cuñado, todos son fuente de vida o de muerte, unos nos levantan el ánimo y otros nos hunden en la miseria emocional, unos nos aportan salud y otros son directamente tóxicos, esa es la clave de este asunto.
Lo más evidente de este tipo de influencia astrológica ejercida a través de otras personas que afectan de modo directo a nuestra salud física y mental, es en primer lugar nuestra propia madre, la que nos ofrece el primer alimento, y quién nos dejará una profunda huella en la alimentación y en la emociones que podrá ser saludable o tóxica, dependiendo de la posición de la Luna en el momento del nacimiento.
La Luna y la madre forman una unidad indisoluble, según tengamos a la Luna en nuestro nacimiento en un lugar u otro, con una configuración, u otra, así tendremos una tendencia saludable o no a la hora de elegir alimentos, o adoptaremos una alimentación de quién nos cocine o nos guise la comida a los largo de nuestra vida, la personas que nos cocinan y nos alimentan están bajo la influencia astrológica de nuestra Luna al nacer, incluyendo al cocinero del bar de la esquina donde vas a veces a comer.
La Luna, la madre, las emociones, los alimentos, el estómago, juegan, en el partido de la vida, en el mismo equipo, todo se mezcla, un disgusto con un dolor de estómago, por eso conviene saber que la influencia astrológica puede actuar a través de otras personas que pueden ser al principio la madre y después cualquier otra persona, como puede ser una buena amiga, en el caso de las mujeres, o la propia pareja si eres hombre, y que puede ser el origen de una enfermedad.
El trato obligado con los demás nos aporta felicidad y también desdichas y amarguras que son fuente de muchas enfermedades.
Depende de cómo te trates con la Luna, es decir, con tu madre, con tu mujer, o con tu tía o tu mejor amiga a la que quieres tanto, así te sentirás emocionalmente y así tenderá tu estado de salud.
A través de todas y cada una de las técnicas astrológicas se puede ir analizando la influencia de la Luna a través de las personas con las que estamos obligadamente en contacto y allí donde encontremos planetas o puntos que formen malos aspectos con la Luna podremos ir encontrado a las personas tóxicas.

Diez rasgos de una persona tóxica: ¿Cómo reconocerla?



Existen personas tóxicas cuyos rasgos principales son:
1) En primer lugar, las personas tóxicas hablan en exceso de sí mismas y se olvidan del otro.
2) Tienden a quejarse con mucha frecuencia. Su discurso es pesimista y negativo. Las personas tóxicas siempre ven el vaso medio vacío y hacen un drama de situaciones cotidianas.
3) Asumen el rol de víctima con mucha facilidad. Es una forma de creerse el centro del mundo y de llamar la atención de los demás.
4) Creen que el mundo está en su contra, pero no analizan qué es lo que pueden estar haciendo mal en su comportamiento.
5) Las personas tóxicas son como vampiros emocionales que roban la energía de los demás.
6) Una persona tóxica no es feliz porque su modo de pensar le impide vivir en calma y en armonía con el entorno.
7) Una persona tóxica envidia todo lo bueno que ve en los demás. No se alegra con las alegrías del amigo porque, a nivel interno, vive pendiente de su propia carencia.
8) Una persona tóxica también es aquella que ejerce el rol de autoridad constante, te corrige incluso cuando no tiene que hacerlo y se comporta como si estuviera en posesión de la verdad.
9) La persona tóxica genera una ola de energía negativa a su alrededor.
10) Las personas tóxicas sufren mucho con su modo de ser aunque a nivel externo no lo demuestren.
 Rodearte de personas agradables te ayuda a sentirte bien contigo mismo. 


Fuente: www.infomistico.com





Gracias por leer, comentar y compartir las notas.



Puedes suscribirte de forma gratuita a nuestro blog y recibir todas las publicaciones en tu correo. Sólo tienes que poner tu dirección de e-mail en el gadget de la derecha.

2 comentarios:

  1. Hay otro tipo de personas 'toxicas",que son buena gente pero reflejan la toxicidad de los demas,la mejor prueba de como eres realmente es cuando renuncias a todo y apuestas por hacer lo que es justo
    Ejemplo impedir que un Viejo (demente) entre en una terroresidencia y cuidar de un niño enfermo sin drogas medicas,etc
    Vamos los toxicos somos nosotros
    que nos alimentamos de ignorancia
    Yo soy una persona TOXICA

    ResponderEliminar
  2. No entendi en absoluto el mensje de Lorenzo. Me encantó todo lo escrito, gracias, fantastico Saiku como siempre.

    ResponderEliminar