¿Cómo será la temperatura en 2017?

Los últimos dos años se convirtieron en los más calurosos de la historia, rompiendo todos los récords registrados. A qué se debe este incremento constante.


El fenómeno climático El Niño en el océano Pacífico influyó para que se incremente la temperatura (iStock)
El fenómeno climático El Niño en el océano Pacífico influyó para que se incremente la temperatura (iStock)
La Organización Meteorológica Mundial alertó sobre “un largo periodo de calor extraordinario”. En el hemisferio norte las temperaturas rompieron récords.
 De acuerdo a la  Organización Meteorológica Mundial en agosto del año pasado la temperatura a nivel global fue 0,16 grados centígrados más cálida que el anterior récord, registrado en el mismo mes de 2014. El 2016 superó como el de temperaturas más elevadas a 2015.
2016 se convirtió en el año más caluroso de la historia. En el mes de agosto, se batieron los récords de temperatura registrados hasta el momento en los océanos Pacífico e Índico, según datos de la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, y en todos los continentes del planeta en comparación con años anteriores, según informó la NASA. La temperatura a nivel global fue 0,16 grados centígrados más cálida que el anterior récord registrado en ese mes, que había sido alcanzado en el mes de agosto del año 2014.
"Hemos sido testigos de un largo periodo de un calor extraordinario que está destinado a convertirse en la norma", explicó el secretario general de la WMO Petteri Taalas a El País de España.
¿Continuará la tendencia en 2017?
Las temperaturas mundiales probablemente disminuirán el año próximo desde el máximo récord registrado en 2016, cuando el calentamiento global provocado por el hombre fue ligeramente reforzado por el fenómeno climático El Niño en el océano Pacífico, dijeron científicos el martes.
2016 puede convertirse en el año más caluroso de la historia, según datos de la WMO (iStock)
Aún así, es probable que el año sea el tercero más caluroso registrado desde el inicio de las mediciones a mediados del Siglo XIX, luego del 2015 y 2016.
"El 2017 posiblemente no sea un récord, pero igualmente será un año muy caluroso", dijo a Reuters el profesor Adam Scaife, de la Oficina de Meteorología de Gran Bretaña, sobre un reporte del basado en nuevos datos informáticos.
Agregó que sería equivocado que alguien que duda que el cambio climático es causado por los humanos interprete la disminución del 2017, causada por el fin de El Niño, como una señal del final de la tendencia de calentamiento global.

El cambio climático es uno de los principales problemas de este siglo (iStock)
El cambio climático es uno de los principales problemas de este siglo (iStock)
La temperatura global promedio para el 2017 será de unos 0,75 grados Celsius sobre el promedio de 1961-1990 de 14 grados Celsius, dijo la oficina. En 2016 ha estado 0,86 grados por encima del promedio.
Además, la Organización Mundial de Meteorología, con sede en Ginebra, dijo que el 2016 fue el año más caluroso en registro, superando al 2015.
La organización dijo que la acumulación de gases invernaderos en la atmósfera está causando olas de calor, sequías e inundaciones más dañinas y fue responsable de un aumento en el nivel global del mar de unos 20 centímetros en el último siglo.
El cambio climático, fenómeno desprendido de las consecuencias de los gases de efecto invernadero que provocan el proceso natural de las elevadas temperaturas, se convirtió en el "principal problema de este siglo", según anunció el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en el Acuerdo de París. Una de sus consecuencias, el calentamiento de la masa oceánica está provocando estragos a nivel global.
Taalas advirtió sobre las consecuencias que el aumento global de la temperatura está teniendo en el planeta: "El calor en las latitudes altas está siendo especialmente destructivo para la masa de hielo ártico y la capa de hielo de Groenlandia. Las altas temperaturas en los océanos están agravando la destrucción de los arrecifes de coral".
De esta manera, uno de sus efectos es la posible desaparición de la Gran Barrera de Coral, una de las siete maravillas naturales del mundo. Se ubica en el mar del Coral, frente a la costa de Queensland, Australia. Cuando se la observa desde la distancia, es posible comprender su magnitud. Se extiende a través de 2.600 kilómetros, es más grande que la Gran Muralla China y es el único ecosistema visible desde el espacio, rico en especies marinas, que está compuesto de 3 mil sistemas individuales diferentes de arrecifes y cayos de coral.
La mitad de este arrecife ya no existe debido a tres décadas de agua oceánica cada vez más cálida, contaminación, desarrollo inmobiliario en las costas y la aparición de especies invasivas y agresivas. Lo mismo ocurre en la Antártida con el pingüino adelaida (Pygoscelis adeliae), una de las dos especies del ave no voladora nativas del continente antártico, cuya supervivencia se ve amenazada por las consecuencias del cambio climático.
Y esto se repite en el Ártico. El Centro Nacional de Datos sobre Hielo y Nieve de Estados Unidos anunció que en septiembre se alcanzó la extensión mínima de superficie helada en el Ártico, con 4,14 millones de kilómetros cuadrados. "La extensión de hielo del Ártico en el apogeo de la temporada de deshielo en verano ahora cubre un 40% menos de superficie que a finales de la década de los 70 y principios de los 80", explicaron desde la WMO.
Con información de Reuters
http://www.infobae.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario