CULPA TÓXICA : como superarla


Resultado de imagen para CULPA TÓXICA



CARACTERÍSTICAS TÓXICAS DE UNA PERSONA QUE VIVE CON CULPA
La persona que vive con culpa se caracteriza por lo siguiente:
• Busca ser herida.
Es la persona que elige relaciones en las que sabe que
la van a maltratar: jefes autoritarios que subestiman y maltratan con mensajes que sancionan. Son personas que necesitan sufrir. Dicen: «Siempre me ocurre lo mismo, me relaciono con hombres maltratadores, manipuladores, con los peores.»
Sucede que quien siente que no tiene valor, inconscientemente, busca ser tratado como alguien sin valor.
• Se hiere a sí misma.
La crítica es una semilla que le entra en el corazón y
crece para convertirse en una voz interna que condena. Es la persona que se autocastiga, no necesita que otro le pegue, porque ella lo hace por sí misma. «¡Cómo pude haber dicho eso! Estuve muy mal. Tendría que haberme callado. ¿Por qué lo hice así si podría haberlo hecho mejor?»
La autocrítica es el resultado de las culpas incorporadas y que se transformaron en voces internas condenatorias permanentes.
• Hiere a los demás.
Las crisis son un trámite y lo más importante es sortear toda la culpa que viene desde la familia. El culpable siempre busca el dolor, que le hieran, herirse a sí mismo o herir a los demás, porque detrás de la culpa se encubre la omnipotencia que le hace revisar el pasado para manejar su vida
Bernardo Stamateas
EMOCIONES TÓXICAS
-----
TÉCNICAS Y ESTRATEGIAS SENCILLAS PARA LIBRARSE DE LA CULPA TÓXICA
Es hora de dejar atrás todo tipo de culpas para poder cumplir todos los sueños que tenemos por delante. No hemos nacido para el dolor, sino para disfrutar cada día que comienza. Nuestra función no es herir al otro, ni herirnos a nosotros mismos, sino encontrar las formas y estrategias para poder ayudarnos a nosotros mismos a alcanzar nuestros sueños y para poder participar de forma sana en los sueños de los demás.
Si estás decidido, comencemos.
• Si me equivoco, pido perdón y sigo adelante; no me detengo ahí.
Si te has equivocado, pide perdón a aquella persona que ha salido perjudicada y sigue adelante. No te detengas ni te quedes pidiendo perdón mil veces. Si te has equivocado, con que pidas perdón una vez con sincero arrepentimiento basta. Cuando nos equivoquemos, resolvámoslo rápido, dejemos de culparnos todo el tiempo. Una vez que lo hemos hecho, tratemos de no repetir el error y prosigamos hacia nuestros objetivos.
• Si me equivoco, reparo el daño producido
Reparemos, en la medida de lo posible, el daño producido. Si a través de un mensaje manipulaste a esa persona, envíale otro reparando el hecho y dile todo lo bueno o importante que es para ti. Cambia a positivo lo negativo. Eso es reparar.
• Si me equivoco, verbalizaré mi culpa
Debemos liberar a los demás de toda culpa. Si algo te hace sentir mal, decláralo, porque la culpa trabaja en soledad y silencio. Naciste para sobresalir, para la felicidad y el bienestar, no para el dolor.
¡Prepárate para ser destacado!
CAMBIA LA CULPA TÓXICA POR TU DERECHO A DISFRUTAR
• Disfrutaré de todo lo que poseo
No guardemos la vajilla para los invitados especiales, no guardemos el perfume para eventos especiales, no guardemos la mejor ropa para cuando vayamos a algún lado importante, no dejemos de disfrutar de lo que poseemos hoy. Disfruta. No guardes, porque lo que hoy no disfrutes lo usarán otros cuando te mueras. Todo lo que tenemos está para ser gastado, incluso las fuerzas.
Cuando veas a alguien cansado, felicítalo, porque significa que ha gastado sus fuerzas.
El sentimiento de culpa nos dice: «Lo guardo para una ocasión especial.»
Sin embargo, el don de disfrutar dice: «Esta ocasión es especial.»
Haz de cada ocasión algo especial ¡!
Del mismo modo, debemos comportarnos con nuestros afectos, no guardemos las palabras ni las expresiones de nuestros sentimientos, no guardemos ese abrazo o esa iniciativa de hacer una llamada telefónica, no guardemos nuestras sonrisas para mañana.
• No importa que me critiquen por disfrutar
No permitas que te hagan sentir culpable por usar lo que te pertenece porque, si algo es tuyo, es para que lo disfrutes como y cuando quieras.
• Disfrutar no es algo que encuentro, sino algo que llevo
Hay gente que se pasa todo el tiempo buscando
El don de disfrutar se lleva dentro.
Libera la alegría que hay en tu interior, porque no es algo que se encuentra, sino que está en ti y debes soltar. Ningún ambiente te dominará cuando liberes la capacidad de disfrutar donde vayas. Alegría no es tener una casa grande o pequeña, sino que la alegría esté en ti y se acomode al lugar donde estés.
• Yo soy el presente
Todas las épocas fueron difíciles y tuvieron su complejidad, lo importante es no echarles la culpa a las circunstancias ni poner toda la expectativa en otros
• Disfrutaré de mí
Si no disfruto de mí mismo, no podré disfrutar del resto.
Generalmente no hemos aprendido a llevarnos bien con nosotros mismos y, sencillamente, ¡no nos aceptamos! No es posible que «otro» crea más en ti que tú mismo, debes ser el primero en amarte y respetarte. Los otros lo harán como consecuencia.
• Seguiré los deseos de mi corazón
• Seré sabio
Recuerda que no tienes que demostrarle nada a nadie
Si haces algo por envidia, si te compras algo porque otro lo tiene, si te das un gusto que no puedes pagar, pero no puedes dejar de hacerlo porque, si no, qué dirán, estás yendo por el camino incorrecto y el resultado será insatisfacción.
Salir de esta emoción tóxica y ser feliz es un derecho que te pertenece y tienes que conquistar tú mismo. Pero es unabatalla que tiene como botín un premio grande: tu libertad
MÍO, MÍO, MÍO...
No te aferres a nada. Ser libre es no
estar atado a nada.
Lo que tengas, cuídalo, disfrútalo; pero no te aferres. Aprende a soltar las cosas para que, cuando ya no estén en tu vida, no sufras ni te hagas daño.
Así como nosotros, todo tiene un ciclo de vida. 
De todo aquello que no podemos soltar, no somos sus dueños, sino sus esclavos.
Todas las cosas son temporales, y tienes capacidad para seguir viviendo incluso sin ellas.
¿Cuántas cosas habrá dentro de tus armarios, de tus alacenas o de tus baúles viejos que sigues guardando por si acaso, pero que sabes que ya no necesitas?
Seguramente muchas.
Sin darnos cuenta,  fomentamos una cultura de miseria y no nos creemos capaces de generar aún cosas muchas más grandes, nuevas y mucho mejores que las que hoy tenemos.
Por eso comencemos a dar, tenemos que desarrollar el placer de dar por dar.
Comencemos a desprendernos.
Y aquello que tengas miedo de perder, es lo primero de lo que tienes que desprenderte.
Solo cuando tires lo viejo, darás cabida a lo nuevo.
Y lo mismo sucede con nuestras emociones.
Cuando permitas que los sentimientos que te han herido salgan de tu vida, la mejor gente y los mejores momentos estarán por venir.
EMOCIONES
TÓXICAS

Bernardo Stamateas

No hay comentarios:

Publicar un comentario